Por qué he abierto este blog sobre cómo ser padre

En este blog iré volcando mis experiencias como padre y mis consejos para repartir el trabajo en pareja.

Anuncios

Hola. Me llamo Carlos y en la foto que ilustra este artículo me podéis ver junto a mi hijo, Martín, en su segundo día de vida. En este blog hablaré sobre mi experiencia, durante el embarazo y la paternidad.

Ser padre es una de las experiencias más importantes por las que una persona puede pasar… ¡Y dura toda una vida! Pero no estás preparado; es algo en lo que todos somos inexpertos y que debemos aprender sobre la marcha. Además, no es algo que solo nos afecte a nosotros:  por un lado, lo compartimos en el día a día con nuestra pareja; por otro, con cada decisión, con cada paso, estamos formando la personalidad e incluso el físico de otra persona. ¡Vaya responsabilidad!

Hay muchísima información sobre cómo ser madre. O sobre cómo ser padres, en plural. ¿Y sobre cómo ser padre? Lo cierto es que los padres estamos en un segundo plano en un embarazo. Al fin y al cabo, nosotros no tenemos que llevar a una criatura dentro, no experimentamos cambios hormonales, no tenemos que alimentar al bebé una vez que llega… Es decir, en cierta medida, somos secundarios. Sin embargo, también somos fundamentales. Somos -o debemos ser- el pilar que tiene que sostener a la mamá durante un periodo de tiempo (embarazo y primeros días del bebé). Si es que lo necesita, que puede que no sea así.

Si comparamos nuestro papel durante el embarazo y los primeros días tras el parto con un deporte: si la madre es el jugador, la pieza esencial, el padre viene ser algo así como su entrenador o su preparador. Tiene que estar ahí para motivar, aconsejar, preparar, llevar, traer… Tiene que conseguir que la madre esté cómoda y contenta. Y ayudar a que se sienta preparada, si es que lo necesita.

Edito este punto sobre el uso de la palabra “entrenador”: unas amigas me sugieren que más que el entrenador (es decir, que le dices cómo puede jugar mejor) el papel del hombre en el embarazo es el de fisioterapeuta y utillero, o animador con pompones / psicólogo. Me ha parecido interesante añadirlo, porque estoy de acuerdo en que quizá no escogí bien la palabra. Para mí siempre ha sido más importante el jugador que el entrenador porque es el que lleva la verdadera carga, el que ejecuta y que el tiene el talento. Pero está claro que la elección de la palabra “entrenador” no ha sido la más acertada, ya que puede llevar a la interpretación de que opino que el hombre juega un papel más importante, cuando no es así.

Teniendo en cuenta que cada uno desempeña un papel diferente durante esos periodos (transcurrido el embarazo y la lactancia, ambos roles deberían ser idénticos), la obligación de cada uno debe ofrecer su mejor versión para, así, formar el equipo perfecto.

Lamentablemente, hay mucha menos información sobre cómo ser padre, que de cómo ser madre. Los hombres hablan y escriben menos de ello (además de que, probablemente, nos preocupemos menos de informarnos previamente). Durante los 9 meses que duró el embarazo de mi mujer, llegaron a mí muchísimos posts sobre paternidad, pero casi siempre desde la perspectiva de la madre.

Aunque hay muchísimos puntos comunes para ambos progenitores (especialmente una vez superada la lactancia), creo que es conveniente que el padre conozca bien tanto las partes que tocan a ambos, como las que nos afectan a nosotros de forma específica. De esta forma, la pareja podrá llevar lo mejor posible el embarazo y repartir mejor que nunca el trabajo que conlleva educar a un bebé. Que, por lo poco que he vivido hasta ahora, es mucho.

Os pongo en contexto: en este punto solo llevo dos semanas como papá. Tanto el embarazo como estos primeros días han sido duros, pero también maravillosos. Mi mujer y yo hemos dormido poco, pero no hemos discutido nunca; hemos hecho sacrificios, pero no nos ha costado hacerlos; hemos pasado miedo por nuestro pequeño, pero ahora le vemos engordar y crecer cada día.

En este blog iré volcando mis experiencias como padre, mis consejos para repartir el trabajo en pareja, cómo apoyar a la mamá en las cosas que tiene que hacer ella sí o sí (como amamantar), hablaré de cacharros que hacen falta, algunos consejos para conservar recuerdos en forma de fotos y vídeos… Todo lo que se me ocurra y todo lo que vaya viviendo. De esta forma, espero ayudar a que otros papás afronten sus experiencias de la mejor forma posible. Y, por supuesto, que sus hijos crezcan felices, ya que esa es la mejor forma de que terminen siendo buenas personas.

¿Por qué arranco el blog cuando solo llevo dos semanas y aún tengo poco -o nada- que enseñar? He decidido hacerlo ahora que acabo de empezar -cuando soy inexperto, sí- para poder reflejar una evolución real sobre cómo evoluciona la experiencia de ser padre. Así podré hablaros cuando aún estoy verde y cuando ya esté más curtido. Creo que así será aún más útil que si espero a llevar ya muchos meses o años de experiencia como padre.

Espero que os guste y… ¡Feliz paternidad!

Carlos.

2 respuestas a “Por qué he abierto este blog sobre cómo ser padre

  1. Ey! Bienvenido a la blogosfera paternal! Hay unos cuantos papis por aquí pero todavía sois pocos así que toda experiencia es bienvenida!

    Enhorabuena por esa recién estrenada paternidad. Ahora viene lo mejor: verlos evolucionar. Ya verás que aventura!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s